lunes, 26 de octubre de 2015

Nothing's gonna change my love for you


Hola a tod@s:

Vamos a dedicar la canción de hoy al género más moñas y romanticón que se pudo vivir en los 80s: la balada ligera. Hay decenas de ejemplos de este tipo de pop liviano, pensado para seducir a los corazones más tiernos, utilizado inmisericordemente por los más avezados casanovas en sus conquistas, y origen de diversos movimientos estratégicos con finalidad de jincamiento, sobeteo, arrime o, como lo comenzamos a llamar ya en plan anglófilo a finales de la década, petting.

El caso es que los listillos compraban estas grabaciones para sus fines menos honestos, y las muchachas porque soñaban con el príncipe azul y terminaban las pobres besando al sapo.

Y uno de los representantes más cualificados de este género, si bien fue una estrella fugaz, es el muchacho que os voy a presentar hoy: el ínclito e inefable Glenn Alan Medeiros, conocido simplemente por Glenn Medeiros.

Este muchacho hawaiano, de ascendencia portuguesa, comenzó sus primeros pasos musicales ayudando a su padre a entretener a los pasajeros de su bus turístico en la isla de Kauai. A los 17 años, ganó un concurso local con la canción que hoy os presento “Nothing’s gonna change my love for you”, lo que le valió la publicación de un LP por parte de una pequeña discográfica independiente local. Quiso el azar que un alto ejecutivo de la cadena de radio  KZZP de Phoenix estuviera de vacaciones en Hawaii, y le gustó tanto el tema, que lo comenzó a emitir en su radio y, poco a poco, por el boca a boca, llegó a ser un gran hit nacional, y más tarde, mundial. De ahí, a una efímera fama que le hizo vender millones de copias de sus discos durante un muy breve espacio de tiempo antes de desaparecer de la escena musical.

La confesión estremecedora de esta edición de mis mensajes diarios es que soy poseedor de un doble LP de Glenn Medeiros, que compré con mis propios ahorros en su día. Había que invertir para poder obtener réditos, ya se sabe…

Nothing’s gonna change my love for you” llegó al número 2 en la lista Billboard Hot 100 de EEUU, al número 1 en Gran Bretaña y, por supuesto, también en España. Curiosamente, la canción no es original, sino una versión de un tema de George Benson, quien, sin embargo, no se comió una rosca con él. Enigmas de la vida… aquí os dejo el link: 



Cursiosidad 1: Glenn Medeiros se graduó con un BA en Historia en la The University of Hawaii-West Oahu y con un MA como Profesor de Enseñanza Elemental en la University of Phoenix-Hawaii. Actualmente es alumno de doctorado y profesor y sub-director de la  Maryknoll School, una escuela parroquial en Hawaii.

Curiosidad 2: En 1992, Glenn Medeiros, acaso para acrecentar su fama de macho latino, grabó un dueto ni más ni menos que con Thomas Anders (el moreno de los Modern Talking) titulado "Standing Alone". Os dejo esta perla de la música de los 90s cantada por mitos de los 80s, aunque no corresponda a mi listado: 


Intérprete:             GLENN MEDEIROS
Título:                      “NOTHING’S GONNA CHANGE MY LOVE FOR YOU”
Año:                          1982



Bonus tracks: Como experto conocedor de la discografía de Medeiros (sí, lo confieso…), puedo asegurar que no es un “one hit wonder”, sino que tuvo otros temazos de éxito en EEUU que “merecen la pena”. Os dejo dos de ellos para que os vayáis deleitando…

A long and lasting love”:  

Love always finds a reason” (mi favorita):  



No hay comentarios:

Publicar un comentario