jueves, 14 de agosto de 2014

Una de romanos


Hola a tod@s:
 
Hoy me encuentro terminando mi jornada y de buen humor, así que vamos a darle una oportunidad a un español que sigue en activo contra viento y marea, frente a alcohol y nicotina... se trata de Joaquín Ramón Martínez Sabina, natural de Úbeda.

Cinco de sus 14 Lps de estudio pertenecen a la década gloriosa de la música mundial, y hay que reconocer que contienen ejemplos notables de lo que era el pop-rock español en la época, lo que, sumado a una importante éxito de crítica y público, le dan al personaje el derecho a aparecer en mi lista.

Joaquín Sabina, segundo hijo de Adela Sabina del Campo (ama de casa) y de Jerónimo Martínez Gallego, inspector de policía, cursó sus estudios primarios con las monjas Carmelitas, y con catorce años comenzó a escribir poemas y a componer música en una banda formada con sus colegas, llamada Merry Youngs, que se dedicaba sobre todo a versionar a cantantes de rock como Elvis Presley, Chuck Berry o Little Richard. El muchacho iba bien encaminado y estudió el bachillerato en los Salesianos. Parece que no le quedó más que resentimiento de la época, qué desagradecido...

Tras su exilio en Londres y su regreso en 1977, comenzó a tocar con el grupo La Mandrágora, con quienes alcanzó un portante éxito, para independizarse en 1985, tras su éxito con Vainica Doble, "Con las manos en la masa".

La canción que hoy os presento pertenece ya a su fase de éxito comercial masivo, y es uno de los singles del LP "El hombre del traje gris". Su título es "Una de romanos".

La canción fue efímera en las listas de ventas, no así en las emisoras de radio. Su pico fue el número 18 en la lista AFYVE. ¿Pero quién no la recuerda?

Curiosidad 1: Cuando estudiaba en la Universidad de Granada, se relacionó mucho con el partido comunista, lo que llevó al Gobierno de Franco a ordenar su detención tras lanzar un cóctel molotov contra una sucursal del Banco de Bilbao en Granada, en protesta por el proceso de Burgos. Lo curioso del caso es que quien recibió la orden de apresarlo fue su padre el comisario, quien no sólo no lo hizo, sino que puso sobre aviso al joven Joaquín, quien se exilió a Londres con el pasaporte prestado de un tal Mariano Zugasti, y vivió allí de okupa una temporada, cobijando a miembros de ETA en su casa. En 1977 regresó a España con un pasaporte legal que le facilitó el cónsul español en Londres, que era ni más ni menos que Fernando Morán, futuro ministro español. Todo un ejemplo para la juventud...

Curiosidad 2: Este hombre ha sido un contumaz consumidor de drogas duras y blandas. La cocaína, el alcohol, el tabaco y el hachís han sido sus compañeros de viaje durante muchos años. Dicen que, cuando le dio el leve infarto cerebral que casi le da el pasaporte, le vio las orejas al lobo y dejó todo menos el tabaco, del cual sólo fue capaz de escapar durante "los 8 meses más largos de su vida". Aunque hay muchos que creen que nunca dej´de darle al temita, porque hay que tener cuajo para posar desnudo para El País Semanal, como hizo en 2002... ¿quién compraría semejante abominación?

Intérprete:           JOAQUÍN SABINA

Título:                   "UNA DE ROMANOS”

Año:                       1988


Saludos y a no tardar, más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario